Cosmogonía griega

Artículo especial para el blog del grupo de astronomía recreativa Veil Nebula.

La cosmogonía y cosmología de los antiguos griegos se encuentra profundamente vinculada. Sus elementos cosmológicos si bien prescinden de la mitología desde los razonamientos del primer filosofo griego, Tales de Mileto, se puede rastrear el origen de algunos de estos en ella.
Los relatos de la cosmogonía griega pueden ubicarse en los textos de Homero y la Teogonía de Hesíodo, en los que se ilustra la estructura de su universo y sus dioses.

Para los griegos, el universo surge del caos, del cual una fuerza creadora empieza a tomar forma y se manifiesta como Eurínome. Eurínome, adoptando forma de paloma deposita un huevo que es calentado por Ofión, la serpiente primigenia. Una vez el huevo eclosiona, surge el universo, y de ahí Urano (el cielo) y Gea (la Tierra). Estos, constituyen la primera generación de dioses de la teogonía. Una vez creado el universo, Eurínome y Ofión se radican en el monte Olimpo, pero al atribuirse Ofión la creación del universo, Eurínome lo castiga enviándolo al Tártaro (inframundo).

Del matrimonio de la primera generación de dioses, su acto copulativo genera todas las formas de la Tierra y el firmamento, así como a las primeras razas de la tierra, los titanes y titánides. La Tierra creada es de forma circular, y rodeada completamente por el gran río Océanos. La superficie separaba dos mundos, el inframundo debajo, y arriba el firmamento como concebido a forma de un cascarón sólido. Este último concepto, rastreable en culturas cristianas y judaicas se refleja en la separación del bien y el mal, de la perfección y lo imperfecto. La Tierra y el inframundo se caracteriza por el mal y la imperfección, motivo por el cual existe la vida humana, y su superficie esta accidentada. El firmamento, representación de los designios de sus dioses (las constelaciones y astros eran gobernados por estos, y en sus formas y movimientos se reflejaba su naturaleza de vida) era perfecto, con formas circulares y esféricas, y de naturaleza de fuego.

Myths & Legends. Philip Wilkinson. Dorling Kindersley, London 2009.
Articulos Wikipedia enlazados.

Entradas populares